viernes, 19 de mayo de 2017

José Martí: vía crusis de Payita a Dos Ríos


Por Ariel Soler Costafreda. Fotos del autor
El 11 de abril de 1895 José Martí, junto a Máximo Gómez, los brigadieres Francisco Borrero y Angel Guerra; el coronel Marcosdel Rosario y el capitán César Salas desembarca en La Playita, en Cajobabo (hoy municipio de Imías), a las 10:30 de una noche tormentosa. Años después Marcos del Rosario marcaría el punto exacto del desembarco, donde hoy se erige el monumento.
   El 9 de julio de 1896*  Máximo Gómez Báez, General en Jefe del Ejército Libertador, regresaba de la victoriosa invasión a Occidente y al llegar a  Boca de Dos Ríos, en la actual provincia de Granma, bajó de la grupa de su cabalgadura y recogió unas piedras a orillas del río Contramaestre…
   La tropa, conmovida, imitó al Jefe y minutos después, llegaban a un cercano punto de la confluencia de los cauces del Cauto y el Contramaestre. Allí una cruz de madera marcaba el lugar exacto donde José Martí cayó en combate tras desafiar, a pecho limpio, las descargas españolas y morir de cara al sol, como siempre deseó.
   Aquellas piedras fueron simiente del monumento que en la actualidad recuerda al 19 de mayo de 1895,  día doloroso para todo patriota. Treinta y ocho jornadas antes, el 11 de abril, el Delegado del Partido Revolucionario Cubano desembarcaba en La Playita, Cajobabo, actual municipio guantanamero de Imías, para incorporarse a la Guerra Necesaria, iniciada el 24 de febrero de ese año.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

La Caravana de la Libertad


Por Ariel Soler Costafreda
Fotos Abel Padrón, de ACN


Armón con las cenizas del Comandante en jefe
La Caravana de la Libertad, ahora en sentido inverso, la reedita el Guerrillero del Tiempo, como en 1959, vitoreado por su pueblo, que lo mantiene presente como en las jornadas de antaño, iniciadas desde Santiago de Cuba aquel 2 de enero en un periplo lleno de paradas no concebidas para la marcha.

Así lo narra el Comandante en Jefe a su paso por Santa Clara, a donde llega el 6 de enero y en memorable discurso ante el pueblo congregado en el  Parque Vidal, explica que el objetivo inicial de la marcha era transportar una columna en apoyo de los compañeros que iban hacia la capital, momentos en que cae derrocada la tiranía y el Déspota huye.

Explica: “Yo no tenía pensado hacer una marcha triunfal, ni mucho menos; me parece que eso estaría un poco fuera de lugar en este momento. Yo me he detenido en los pueblos porque me han detenido en los pueblos, el pueblo. Y no he podido hacer otra cosa que hablar con el pueblo, a pesar de que me parecía que era necesario que estuviésemos en La Habana cuanto antes, y todo el mundo sabía que necesitábamos estar en La Habana cuanto antes; pero ya veníamos en este recorrido, y no podía menos que atender el deseo del pueblo de hablar con nosotros y de saludar a los combatientes del Moncada”.

8 de enero de 1959: entrada de Fidel a La Habana
La historia se repite 59 años después. El Líder regresa a los orígenes, la heroica Santiago, donde sus sagradas cenizas reposarán cerca del Maestro, José Martí, en el cementerio de Santa Efigenia, mientras su rebelde y emprendedor espíritu cabalgará en los hombros de su pueblo, que lo mantendrá vivo en la continuada obra de la Revolución conducida por Raúl y el Partido Comunista de Cuba.

lunes, 28 de noviembre de 2016

El “dictador” de la Dignidad

Por Ariel Soler Costafreda



Embajada en Rusia: moscovitas muestran su amor por el Comandante en Jefe Fidel Castro
“¡Qué monstruos!, no saben la inteligencia, el carácter, la integridad que han asesinado…”, escribía desde la Sierra de Maestra Fidel Castro Ruz, Comandante en Jefe del Ejército Rebelde, el 30 de noviembre de 1957, al conocer la muerte de Frank País, en el callejón del Muro (Santiago de Cuba) a manos de los esbirros de la tiranía de Fulgencio Batista.

La frase retumbó en la madrugada de este 26 de noviembre cuando la Calle 8, de Miami, se volvía un carnaval y pequeños monstruos, a veces no tan pequeños, exhibían una euforia salvaje: Miserables estúpidos –diría hoy- no saben la dimensión del hombre que partió a la eternidad para hacerse presente y futuro en millones y millones de habitantes del planeta.

“Los hombres van en dos bandos: los que aman y fundan, y los que odian y deshacen”, sentenció José Martí. A los segundos pertenece la jauría de la Pequeña Habana, seguidora de fascistas como Ileana Ros-Lehtinen, congresista USA, que públicamente abogó por el asesinato de Fidel, y respaldó siempre a Luis Posada Carriles y Orlando Bosch Ávila, connotados terroristas internacionales, responsables de la voladura del avión de Cubana frente a las costas de Barbados el 6 de octubre de 1976.

domingo, 27 de noviembre de 2016

Hasta siempre, Guerrillero del Tiempo



La dolorosa noticia

Querido pueblo de Cuba:
Con profundo dolor comparezco para informar a nuestro pueblo, a los amigos de nuestra América y del mundo, que hoy 25 de noviembre del 2016, a las 10:29 horas de la noche, falleció el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz.
En cumplimiento de la voluntad expresa del compañero Fidel, sus restos serán cremados.

Raúl Castro Ruz




Duelo Nacional
Con motivo del fallecimiento del Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, el Consejo de Estado de la República de Cuba declara nueve días de Duelo Nacional, a partir de las 06:00 horas del 26 de noviembre hasta las 12:00 horas del 4 de diciembre de 2016.
Durante la vigencia del Duelo Nacional cesarán las actividades y espectáculos públicos, ondeará la enseña nacional a media asta en los edificios públicos y establecimientos militares. La radio y la televisión mantendrán una programación informativa, patriótica e histórica.

Consejo de Estado de la República de Cuba